Mis 20 Favoritos - 2: Teresa Batista, cansada de guerra


Teresa Batista, cansada de guerra. de Jorge Amado (1972)

Es notable cómo me está costando escribir estos últimos posts. Es que me abruma un poco la tarea de tratar de transmitir lo que significan estos libros para mí. A veces lo logro y a veces no, veamos si lo logro esta vez.

La primera vez que dije "esta es la mejor novela que leí en mi vida" fue con este libro. Sospecho que también fue el primer libro de Jorge Amado que leí. Sigo sosteniendo que es la mejor novela de Amado que leí, y casi casi la mejor en general, como es obvio por su segundo puesto.

Tiene todos los elementos clásicos de Jorge Amado. La reivindicación de los pobres, de las mujeres, de la buena comida, del buen sexo, del amor y de la alegría popular de vivir. Lo que pone este libro por sobre los demás es el nivel épico de la historia, las jugarretas narrativas, y, por qué no, las ilustraciones que acompañan.

Si no me equivoco es el único que no está escrito en orden cronológico, más allá de algún flashback. En este caso se cuenta la historia en episodios, todos relativamente autocontenidos y mezclados temporalmente. Con esto Amado logra manejar los altos y bajos emocionales de la historia a gusto, presentarnos a la protagonista como es antes de contarnos cómo llegó a ser así y presentar desde el principio el nudo que va a resolver recién al final. Entremedio aparecen secciones donde el narrador cuenta de su búsqueda de la historia de Teresa Batista, personaje casi legendario.

Cumpliendo cierto mandato de Alejo Carpentier, la épica en esta historia es la épica cotidiana. Cada uno de los episodios es un ejemplo de manual de esa épica de la supervivencia de los humildes. En uno Teresa le tiene que enseñar a una campesina analfabeta a escribir su nombre en una semana para derrotar a un estafador. En otra encabeza un ejército de putas en combate singular con la temible Viruela Negra. En otro supera el miedo de la violencia y el sometimiento. En otro se habla de la épica del amor.

Que una persona sola pueda soportar tantas batallas resulta difícil de creer, y de hecho lo es. De ahí el título: Teresa termina cansada de tanta guerra. Pero además Teresa es, y el autor lo dice explícitamente, representación del pueblo brasilero y, por qué no, de todos los pueblos latinoamericanos, todos ellos enfrentando batalla tras batalla, desde las más pequeñas hasta las más mayores. Y en última instancia, ganándolas todas.




Para cerrar esta última reseña sobre uno de mis autores favoritos, quiero agregar algo sobre él. Es un autor que además de tocar todos los temas que mencioné en este post y los dos anteriores, temas serios, temas alegres, temas trágicos, temas cotidianos, etcétera, nunca pierde oportunidad de dejar claro que es consciente de lo que está haciendo y de tirar algún palito a cierta intelligentzia que anda dando vueltas por ahí. Para dejarle la última palabra me permito citar un libro que ya reseñé, pero que recién ahora pude releer.

La desaparición de la Santa tiene al final un Correo de Lectores. Buen recurso para cerrar las historias de diversos personajes secundarios que no tenía mucho sentido cerrar en el capítulo anterior. Y el Maestro introduce/justifica la sección con (entre otras) estas palabras:

Es notoria la incapacidad del autor para renovar e innovar. Para renovar la escritura oprimida, para revolucionar la estructura folletinesca de la narración, para profundizar la introspección freudiana de los seres condenados a la vida las potestades del destino, para presentar el amor como aberración, para ser lectura difícil, para ser modernoso y aburrido.

¡Salú!

2 comentarios:

  1. Hola !!!!!! Andaba buscando una reseña de Teresa, libro que leí hace tantos años, y hoy me volvieron a hablar de él. Muy buena tu reseña y tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña. Estoy tratando de conseguirlo en una edición que no sea la última, que no me gustó. Voy a ver si hay alguno en buen estado en Plaza Italia.

    ResponderEliminar