Mis 20 favoritos - 14: Los Pasos Perdidos

Los Pasos Perdidos de Alejo Carpentier (1953)

Alejo Carpentier fue el Gran Maestro de la literatura Latinoamericana de la 2da mitad del siglo XX, la del "Boom", como se la conoce comercialmente, el neobarroco, como la llamo yo. Y ya ese nombre viene de Carpentier. Fue él el que enunció el programa que debía expresar el escritor americano, y que gran parte de los escritores de toda América siguieron. Hablamos de nombrecitos como Augusto Roa Bastos, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Jorge Amado y siguen las firmas.

Ese programa era básicamente contar al mundo desde acá, dejando de imitar no sólo los estilos europeos, sin también su punto de vista. Y además empezar a hallar la épica en las grandes y pequeñas luchas, huelgas, tema expresado en la cita que puse muchos posts atrás, y que copio acá:

Creo que el papel del novelista latinoamericano en este momento [1975] está en traducir esas mutaciones, esas transformaciones y esas revoluciones. (...) Creo que la actual novela latinoamericana tiende hacia lo épico. Y la futura novela latinoamericana habrá de ser épica por fuerza.

Por una deformación de conceptos, solemos confundir lo épico con el cantar de gesta. (...) Pero atengámosnos mejor a la definición clásica que en este caso es válida. (...) Se nos dice que el relato o poema épico es equel de «acción grande y pública». No tiene porque ser forzosamente una batalla una guerra (...) puede ser una sublevación, una huelga, una revolución, un conflicto de hombres contra otros hombres. (...) Volvamos los ojos hacia nuestra América. Aquí lo épico (...) es cosa cotidiana.

Sin embargo este libro en particular no está narrado por un criollo. El protagonista es un gringo, antropólogo o algo así1 que aprovecha una movida de ir a buscar unos instrumentos antiguos a la selva en Sudamérica pa' rajarse con la amante unos días. Así emprende un viaje hacia la América más profunda, comparable con aquellos descensos a los infiernos de la literatura clásica, y su vida se modifica drásticamente. El personaje central de la narración no será americano, pero Latinoamérica rápidamente ocupa el centro de la escena como si fuera un personaje más. No son los protagonistas los que deciden qué pasa, sino que es América la que propone y dispone. Cuando el protagonista tiene la oportunidad de retornar a su vida anterior e intentar conciliar sus dos vidas y la toma, la historia empieza a acabarse.

Todo esto contado con el estilo de Alejo Carpentier. Que no es poco decir. Carpentier era conscientemente barroco, osea que si de golpe le pinta parar el relato para describir un pueblo farol por farol por dos páginas lo hace. Y queda espectacular. Además le permite moverse de tema en tema y mostrar diversos aspectos de la selva y manejar el ritmo de la novela llevando al lector para donde le pinta sin que este se de cuenta de lo disperso que puede llegar a ser, por lo que el libro tiene una gran amplitud temática, sostenida por la gigantesca cultura de Alejo Carpentier.

Pero de esa cultura voy a hablar más más adelante cuando hable del otro libro de Alejo Carpentier que está en esta lista. En este libro lo que más brilla es la capacidad de Carpentier como narrador y como artífice de las palabras, y su concepto de poner a Nuestra América en el centro del quehacer literario. Sus colegas y herederos son los autores del estilo que más me gusta de toda la literatura. Y Carpentier fue el gran maestro.



1Por lamentables motivos de mudanza, no tengo el libro a la vista, así que algunos detalles los estoy teniendo que poner de memoria.

2 comentarios:

  1. Ese libro es, como suele decir un amigo cuando un libro le gusta, "Un viaje".

    Creo que no es que se va con la amante sino que conoce a esa mujer (Rosario?) en el viaje.

    ResponderEliminar
  2. ¡No me devele el argumento, amigo! Se va con la amante, y después conoce a Rosario y la despacha a la amante, cuyo nombre no recuerdo.

    ResponderEliminar